Te dije.

Te dije sobre esos miedos, te repetí y lloré, solo para mí, obvio, no te iba a dar el gusto de verme una lagrima, por algo se guardan y se quedan en mi. Te sentaste en la cama y te echaste para atrás, yo volteada hacia la ventana vistiendo sólo unos calzones que tu ya habias quitado y puesto no oía nada, se me nublaba la cabeza y el humo de tu cigarrillo no me dejaba hablar más, tú te volteaste y yo solo miré al hombre que frente a nosotros acicalaba a su perro, ese perro que seguro es más amado que yo, que yo por ti o que tú por mi, ¿que es esto? tú te volteas y no respondes porque nada he preguntado, ¿que te voy a preguntar si siempre he preferido ahogarme sola? no, mejor dejarte ir de lado entre sabanas usadas, mejor dejarte fundir con tus pensamientos idiotas que tan cansada me tienen, mejor que cojas tu orgullo, le hagas el amor y lo consientas en la noche como no lo haces conmigo, que duermas en cucharita con tu terquedad y sobradez, que trio tan fantástico, yo, si quieres me quedo eternamente en la ventana mirando peinar a un perro, o a una mujer podando sus plantas mientras tú haces lo de siempre con otros, me quedo ahí como el trofeo que soy para ti, como lo incansable alcanzado y usado, mierda que le dije si a tu juego, mierda que me gustó, tanto que aquí terminó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s