Sueño

En el parque principal de la ciudad, mientras todos seguían con su cotidianidad, desde el centro del monumento, parada sobre su último peldaño, mirando en todas direcciones como en busca de alguien arrojo mi cuerpo al vacío y floto entre todos, a poca distancia del suelo y apenas rozando sus pechos con mis manos, como si nadara en agua demasiado cristalina para mi y muy pesada para ellos, tanto que no me ven, nado y me siento volar, muevo mis brazos y mis piernas entre el señor de la polaroid y su caballo de juguete, entre el que se dirige al trabajo y la señora de los algodones de azúcar, nado en un río de personas y busco lo que no se deja encontrar, pero es que acaso ¿cómo se busca el amor?, ¿cómo se invita a amar?, ¿cómo se deja de ser invisible?. Vienes desde la esquina del parque con un secreto, corres porque me has visto. Me detengo, y me paro en el asfalto, las palomas vuelan alrededor, tu te inclinas y apenas si rozas mis labios, lo siento, he decidido despertar antes de volver a sentirte. Ese ha sido un sueño. Cuando desperté solo me permití pensar en lo mucho que extraño nadar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s