Salsa

Odio la Av.19. La detesto y ya casi la dibujo de memoria, que desgracia la mía. La odio porque me acuerda del día que volvíamos de ver Batman y nuestras manos no se habían soltado en tres horas, íbamos de regreso en el carro de mis padres, ellos te cuidaban porque deseaban que volvieras sano a hacerme feliz y tu no dejabas de besarme en al parte trasera del auto, me abrazaste fuerte y me dijiste al oído que me agradecías por todo lo de ese día, no soltabas mi mano y la apretabas cada vez más, luego dirías que era porque no me querías dejar ir, sí, días después de encajarme en la frase de Valéry, semanas después de forzarme a ver una película con la fuerza de la vida en ella, en lo que tanto creo, yo tímidamente te miraba y miraba a mis padres, suplicándote que no hicieras ello frente a ellos, porque lo interpretarían como yo -y el mundo alrededor- lo estaba haciendo y luego tendría, como fue el caso, que soportar que me pidieran una respuesta sobre lo que ni yo misma entendía, a mi , en cambio, Lacuna inc. no me funcionó, tu ya estas en otro son y yo sigo en la salsa, la salsa chistosa. Ya le habré de pegar a ese portero para que no me sonria como tú, y a la vida la seguiré ignorando, que se vaya a la mierda con sus señales diarias. Que no se noté que amé a Caicedo. Que no se note que no hubo final. Ya inventaré yo el mío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s